21-03-2015

La flexibilidad de servicios en la Nube le permite al SERVEL (Servicio Electoral de Chile) un ahorro de costos y una administración más dinámica de los espacios y servidores.

Así como las nuevas soluciones tecnológicas ayudan a las diferentes empresas privadas a optimizar sus operaciones y aumentar el ROI, existen herramientas como la migración de datos a la Nube que también pueden ser utilizadas por organismos gubernamentales para hacer más efectivos y seguros sus procesos y controles.

“Hoy ya contamos con entidades de Gobierno y Salud que están adoptando las soluciones en la Nube cuando en el pasado casi se veía imposible que lo hicieran. Esto reitera que estamos en la era del Cloud Computing y esta es una tendencia mundial que se mantendrá en los años venideros”, indicó Martín Rafaelli, Microsoft Business Unit Manager.

Este es el caso del Servicio Electoral de Chile, la máxima autoridad administrativa en la materia electoral en la República de Chile, que decidió implementar un sistema sobre SharePoint Online con el fin de automatizar el proceso de reclamaciones al Padrón Electoral Auditado de las Elecciones Presidenciales, Parlamentarias y de Consejeros Regionales 2013.

Dado que este trabajo se llevaba a cabo de forma manual, requería de demasiados mecanismos de control antes de entregar una respuesta definitiva, lo que demandaba una gran pérdida de tiempo, dinero y valor.

Asesorados por Softline, a comienzos del año 2013 el Consejo y la dirección de SERVEL iniciaron un proceso de modernización que llevó a modificar gran parte de sus sistemas TI y a comenzar con un plan de migración a la Nube. El objetivo era implementar una solución que permitiese automatizar el flujo de información, la seguridad y gestión de roles; la gestión de documentos digitales y, a la vez, la generación de reportes que permitiesen monitorear y controlar el proceso completo.

“Softline cuenta en las subsidiarias dónde opera con las competencias necesarias en todas las fases del proceso de venta que va desde la preventa hasta el delivery de la solución”, resaltó Rafaelli.
El resultado final fue un control exacto de las reclamaciones y el desarrollo de un dashboard, lo que permitió efectuar el seguimiento a cada etapa del proceso y, al mismo tiempo, saber quién era el responsable de ello.